Aquel debut de Guaraní en el Nacional 71 según las páginas de El Gráfico

Contame una Historia

La Cámara de Representantes de la provincia estableció al 9 de octubre como el Día del Futbolista Misionero, en homenaje al primer partido disputado por un equipo de Misiones en el marco de un torneo nacional organizado por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). El 9 de octubre de 1971, Guaraní Antonio Franco recibió, en su estadio de Villa Sarita, la visita de Boca Juniors en la primera fecha del Torneo Nacional de aquel año. Los xeneizes se alzaron con la victoria por 1 a 0 gracias al gol de Roberto Rogel, en el inicio del segundo tiempo.

MTH recuerda aquel hito en la historia del deporte misionero a partir de la cobertura especial que realizó la revista El Gráfico en su edición N° 2714.

El Gráfico era la más importante publicación dedicada al deporte en la Argentina y sus ediciones vendían millares de ejemplares cada semana. Para el debut de Boca en el Nacional y el de Misiones en el fútbol grande a la Argentina enviaron un periodista y un fotógrafo.

El 12 de octubre de 1971 apareció la edición N° 2714, en donde el partido entre Guaraní y Boca se ganó la portada y las primeras páginas, de la 3 a la 7. El partido tenía tanta trascendencia para la revista, que uno de sus prosecretarios, Ernesto Cherquis Bialo, fue el enviado espacial a Posadas, junto al fotógrafo Enrique Bianco. Cherquis Bialo utilizaba el seudónimo de Robinson en sus coberturas.

Por obvias razones, la cobertura se centró en el debut del conjunto capitalino, pese a lo cual la particularidad del rival no pasó desapercibida para el cronista. Ya sea por la deficiente infraestructura, por las enormes diferencias deportivas entre ambos conjuntos o por el fervor y amabilidad de los posadeños, la realidad es que el debut de Misiones en el Nacional se ganó un buen espacio en las notas del enviado especial.

Tan es así, que la nota se inicia destacando que “la cordial familia de Posadas consiguió que la casa estuviera presentable”, pese al poco tiempo de preparación con el que contó el conjunto de Villa Sarita, ya que se clasificó al Nacional apenas 4 días antes, al ganar el Regional contra Uruguay de Entre Ríos y Coronel Aguirre de Rosario. Cherquis Bialo enumera que la dirigencia franjeada tuvo que ensanchar y alargar la cancha, construir una tribuna para 1.500 personas y reacondicionar los vestuarios según los requerimientos de AFA.

Las puertas del estadio se abrieron a las 10 de la mañana y cuatro horas después había unas 10.000 personas adentro y muchos más que quedaron afuera o se subieron a los techos vecinos para ver desde allí. El partido fue favorable a Boca, quién tuvo varias ocasiones hasta que Rogel anotó el que sería el único gol del duelo. Para los cronistas, el público posadeño fue de lo más destacable, incluso pese a las enormes dificultades y padecimientos que debieron sortear para conseguir entradas, ingresar al estadio y aguantar las horas de espera hasta el pitazo inicial.

Como detalle extra, vale destacar el homenaje que el platel xeneize hizo ante la tumba de Ernesto “Tito” Cucchiaroni en el cementerio posadeño. El recordado Tito jugó en Boca entre 1955 y 1957, antes de partir a Italia para jugar en el Milan y luego convertirse en mito y leyenda de la Sampdoria.

Por Mgtr. Pablo Camogli