Campo San Juan, patrimonio ambiental e histórico

General

Durante su paso por la provincia de Misiones, el ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, anunció la transformación del “Campo San Juan” en el primer Parque Federal del país. Esta inédita modalidad de gestión le permitirá a la provincia administrar el espacio de 5.700 hectáreas, para lo cual contará con el aporte económico del gobierno central. Se trata de una alianza innovadora entre Nación y provincias que tendrá a este sitio histórico de Misiones como su primera experiencia.

El “Campo San Juan” se ubica en el municipio de Santa Ana y su importancia ambiental radica en su condición de zona de transición entre las ecorregiones de la “selva paranaense” y la de “campos y malezas”, en que se divide el ecosistema misionero. Allí convive una gran diversidad de especies de la flora y la fauna autóctona, pero también su territorio guarda la memoria de un capítulo muy particular de nuestro pasado: la revuelta de Yancamil.

Los Roca y el negocio del Territorio Nacional

Luego de la campaña de conquista de los territorios indígenas de La Pampa y la Patagonia, Julio Argentino Roca se catapultó a la presidencia de la Nación. Desde allí creará la mayoría de los Territorios Nacionales de nuestro país, entre ellos, el de Misiones, en 1881. Estos territorios se fundamentaban en diversos aspectos geoestratégicos del naciente Estado-Nación, como las disputas fronterizas con los países vecinos o la necesidad de aumentar la zona productiva del núcleo agrícola-ganadero. La clase dirigente se repartió el gobierno de estos territorios, a los que utilizó como base de negocios en provecho propio. Tan es así que para nuestra provincia el presidente designó a su propio hermano, Rudecindo.

Uno de los principales negocios que emprendió Rudecindo fue la instalación de un ingenio azucarero en lo que hoy es el campo San Juan, el que fue inaugurado en 1883 luego de la adquisición de maquinaria específica mediante un préstamo del Banco Nacional. Préstamo que los Roca jamás devolvieron, al igual que otro similar que obtuvieron para la construcción de la actual casa de gobierno de Misiones.

La fábrica tenía 2.500 metros cuadrados, entre fábrica propiamente dicha, viviendas de empleados y técnicos, talleres y galpones. El complejo contaba con puerto propio para los dos “vaporcitos” de la empresa, y un ferrocarril de trocha angosta marca Decauville. En 1885 Roca se constituyó en el mayor productor de azúcar de la región, con 500.000 kilos elaborados, además de 400.000 litros de alcohol.

La mano de obra del emprendimiento se obtuvo mediante el trabajo esclavo de los indígenas capturados durante las operaciones militares de conquista de la Patagonia y el Chaco. Bajo esta modalidad arrobarán en 1885 unos 100 indios pampas, entre los que se encontraba un cacique de cierta celebridad: Yancamil.

A causa de los abusos sistemáticos cometidos por los capataces del lugar, el 23 de junio de 1888 Yancamil lideró una gran revuelta que acabó con la liberación de 249 personas. El tañido de las campanas que anunciaban el mediodía fue la señal establecida para el inicio de la toma del establecimiento, realizada por tres grupos encargados de doblegar a los capataces, aprovisionarse de pertrechos varios para el escape y controlar los accesos y los medios de locomoción disponibles, como caballos, carros, canoas y botes. Además, Yancamil tomó como rehenes a los familiares de los capangas, los que serían liberados al completarse el paso del río Paraná por parte del grupo de fugados, tarea que recién se completó en horas de la noche.

Con el correr de los días, el numeroso grupo de fugados se iría disgregando. Yancamil, luego de años de peregrinar, regresó a La Pampa, su tierra ancestral. Hoy sus restos descansan en la plaza central de Leuvucó (Victorica, según su nombre blanco).

Según la reconstrucción realizada por Julio Cantero, Yancamil era sobrino de los caciques ranqueles Mariano Rosas y Epumer. Durante la compaña de conquista de la Patagonia, luchó en varios combates hasta que cayó prisionero y fue remitido a Martín García. Desde esta isla rioplatense los presos serían distribuidos como mano de obra esclava y servil entre las familias “principales” de Buenos Aires y del interior del país.

Los restos del antiguo ingenio aún perduran como testimonio histórico de la provincia. El anuncio de la creación del Parque Federal Campo San Juan no debería limitarse a un enfoque exclusivamente ambiental, ya que el patrimonio del territorio no es solo ecológico, también incluye al acervo material e inmaterial de esta historia, la historia del Territorio Nacional de Misiones, su primer gobernador y el cacique Yancamil.

Información de economis.com.ar y misioneshistoria.com.ar

Por Mgtr. Pablo Camogli.