A Don Galo

Biografias

Días atrás pasé por la vereda del bar Español y en la televisión estaban las imágenes de una carrera de caballos. Por un instante se me vino a la mente a un amante de los burros, el fútbol y el boxeo, DON GALO BELOSO, uno de los más grandes deportistas que tuvo misiones.

Don Galo nació en Leandro N. Alem el 28 de junio de 1930. Fue futbolista y se desempeñó en Independiente y la selección posadeña. Y pasó por el fútbol grande jugando en Tigre, de Buenos Aires, junto a Tito Cucchiaroni, su gran ídolo. Con los colores del “Matador” le convirtió un tanto al gran Amadeo Carrizo, arquero (de los mejores) de River Plate.

Después volvió a Misiones, donde fue DT de Independiente y de los famosos equipos de El Territorio, que jugaban contra distintos organismos del Estado.

Entró a la redacción del diario El Territorio de la mano de Lucho Pérez y no se fue más. Se jubiló, pero igual siguió gastando la pluma como periodista. Galo era historia y cada nota mantenía vivo el deporte misionero de los años 50, 60, 70 y 80. Siempre escribía con un pucho en la boca. Su pluma fue enseñanza y pasión para todos, la nueva generación que siempre lo respetó y aprendió de él.

Era amante del buen fútbol y trató siempre que su fanatismo por Boca no se notara. Sus crónicas “burreras” eran pura pasión, “taco y lonja” en cada párrafo. Daba placer leer su prono donde con su pluma desandaba al mejor técnico o destacaba al jugador más habilidoso del torneo.

Seguramente siempre va haber una butaca del bar Español quedará vacía en la mesa de amigos donde se hablaba de la actualidad, el fútbol y donde se sentaba a leer sus dos matutinos preferidos, El Territorio y La Nación. Se fue Galo y por la puerta grande, ya que, en su último pronóstico, adelantó que Boca sería puntero y le pegó, así que nadie podrá dudar acerca de sus conocimientos...

Por Leo Duarte, especial para MTH.