El día en que Posadas le puso precio a la cabeza de Artigas

Contame una Historia

El nombre de la capital de la provincia de Misiones es uno de los mayores contrasentidos de nuestra historia. Posadas se debe al que fuera Director Supremo de las Provincias Unidas, Gervasio Antonio Posadas, y la denominación fue decidida por el congreso de Corrientes antes de entregar la ciudad para que ésta se constituyera en capital del Territorio Nacional de Misiones.

¿Pero quién fue Posadas? Entre otras cuestiones, fue el enemigo acérrimo de José Gervasio Artigas, el Protector de los Pueblos Libres y el único dirigente de la época revolucionaria e independentista que reconoció y defendió los derechos soberanos de los misioneros a constituirse en gobierno propio. Tan es así que designó a uno de ellos, a Andrés Guacurarí y Artigas, como Comandante General de Misiones, en momentos en que el propio Posadas decretaba la enajenación de nuestra soberanía para entregarla a Corrientes, provincia de reciente creación.

En ese marco, hoy recordamos el decreto del 11 de febrero de 1814, en el que Posadas declaró a Artigas “infame, privado de sus empleos, fuera de la ley y enemigo de la patria”. En el artículo 2°, se establecía que “como tal será perseguido y muerto en caso de resistencia”, para lo cual se estableció un premio de “6.000 pesos al que entregue la persona de José Artigas vivo o muerto”.

Así es, Posadas, a quién Misiones celebra con el nombre de su capital, fue el que le puso precio a la cabeza de Artigas, el líder que defendió a capa y aspada nuestro derecho soberano a gobernarnos a nosotros mismos. Curiosidades y paradojas de la historia y del manejo de los espacios públicos.