Historias de Posadas: Los hermanos Goicoechea (2da parte)

Municipios

Los hermanos Goicoechea permanecieron un tiempo en el Paraguay, pero debido a algunos inconvenientes políticos surgidos después de la caída de López y a hostilidades manifiestas por parte de ciertos sectores de la sociedad asunceña, decidieron establecerse en Trincheras de San José, en 1869.

Durante su permanencia en Asunción hicieron amistad con el Dr. Domingo Faustino Sarmiento, que se hallaba radicado en la citada ciudad buscando aires más propicios para su quebrantada salud.

Como anécdota familiar se cuenta lo siguiente: El 9 de julio de 1888 una delegación de Damas argentinas residentes en Asunción visitó a Sarmiento y Hortensia de Goicoechea de Ferrari, en nombre de todas las visitantes, le entregó un ramo de flores a modo de homenaje. Sarmiento, al recibirlas, expresó con su habitual cortesía: “Para qué me traenflores, con Uds. ya basta…”

Francisco contrajo enlace con Fidelina Rodríguez Rodríguez, oriunda de la Banda Orientaldel Uruguay, a la sazón de trece años de edad.

Cuando Fidelina estaba encinta de su hija mayor, Hortensia, decidieron trasladarse a Concordia, Entre Ríos.

Durante el cruce del Río Uruguay, la joven madre experimentó los primeros dolores de parto. Al arribar a la costa argentina nació Hortensia, la primogénita del matrimonio, la que a su vez fue anotada por su padre tanto en la ciudad de Salto como en la de la de Concordia.

De esta unión Rodríguez-Goicoechea nacieron en total 9 hijos: 8 mujeres y un único varón.

Arribo a Trincheras de San José

Cuando resuelven radicarse en Trincheras, allá por 1869, Fidelina impone como condición indispensable para afianzar su tranquilidad y el bienestar de sus hijos, un médico y además un piano, ya que ella ejecutaba este instrumento con singular destreza. Francisco cumplió con los requerimientos de su esposa, pero lamentablemente el médico no se adaptó al lugar y decidió abandonar el mismo al poco tiempo.

Finalmente, el 6 de septiembre de 1869, los Goicoechea se afincaron en el pueblo de Trincheras de San José.

La primera noche no tuvieron donde alojarse, pero aparentemente el párroco del lugar les ofreció su vivienda, que según consta en el título de propiedad, correspondía al solar donde hoy funciona la Ferretería Isasa, en calles Buenos Aires y Sarmiento.

La familia ya se había radicado en Trincheras de San José cuando, en ausencia de su padre, nació Elena Juana.

En una oportunidad, en que Francisco regresaba de un viaje al Alto Paraná, toda la familia fue a esperarlo a Punta Gómez (lugar donde en ese entonces atracaban los barcos) y al pasar al lado de una niñita que estaba en brazos de su niñera, Goicoechea dijo “¡qué linda nena!”, sin saber que se trataba de su propia hijita Elena Juana que a la sazón ya tenía 6 meses.

Francisco acopiaba Yerba Mate que luego ambos hermanos vendían en el  Uruguay.

Mientras estaba ocupado en fundar la Industrial Paraguaya, Francisco le había manifestado a su familia que con este emprendimiento su situación económica -que de por sí ya era buena- mejoraría notablemente.

Cabe destacar que la familia tenía un hombre de mucha confianza, que oficiaba las veces de mayordomo, a quien cariñosamente le decían “el viejo Zubizarreta” y que, aparentemente, era indígena.

Por Leo Duarte, especial para MTH.

Primera parte de la nota de los Hermanos Goicoechea