La cuestión de agua en la reducción de Apóstoles

Misiones Jesuiticas

Los indios de Apóstoles provenían de la reducción de Natividad de la Virgen de Ararica fundada en el Tape durante agosto de 1633. Estaba en las faldas de la sierra de Sao Martinho sobre el río Ararica entre las vertientes de los ríos Yyuí y Yacuí. Una gran parte de los habitantes emigró entre 1637 y 1638 por los ataques de los bandeirantes. El nuevo asentamiento se ubicó al norte de San Xavier.

En 1641 el pueblo tomó el nombre de Príncipe de los Apóstoles. Esto fue porque recibió gente de la reducción de Apóstoles de Caazapaguazú, destruida por los bandeirantes (Rendiche, 2004). Hacia 1644 el pueblo tomó el nombre de Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo. En 1652 la gente se trasladó al emplazamiento definitivo del pueblo, en las cercanías del arroyo Chimiray. Los arroyos Yachimá-mirí y Yachimá-guazú (actual Chancho) regaron la agricultura de la comunidad (Snihur, 1997, p.76 a 79). En este mismo año se juntaron los pueblos de Apóstoles y San Nicolás. La unión se mantuvo hasta 1687, cuando la gente de San Nicolás retornó a sus tierras de la banda oriental del Uruguay.

El pueblo de Apóstoles, desde el principio de su implantación, tenía problemas de abastecimiento de agua. En la etapa jesuítica se intentó solucionar el problema con la construcción de una gran cisterna alimentada por los arroyos circundantes. Evidentemente la cantidad de agua fue insuficiente. En algún momento inclusive dejó de funcionar la cisterna. En la etapa pos jesuítica se debió realizar la excavación de un pozo de agua para realimentarla extrayéndose el líquido mediante una noria (un pozo con una máquina de ruedas corriente para sacar agua. En AGNA Sala IX 7-10-7. Apóstoles, 21 de febrero de 1797. Inventario de los bienes, muebles y útiles).

El documento explica: “En el sitio donde está la Capilla [en la Estancia de Jesús] se ha abierto un pozo y puesto una máquina para sacar agua que la hace andar una mula para con ella surtir a la Población y dar de beber a los animales que hay en ella”. La cuestión fue que la gravedad de la situación de la falta de agua provocó que “para el demás ganado que hay se ha sacado un arroyito que pasaba por medio de un monte campo afuera por medio de un terraplén cuya obra no está enteramente perfeccionada y se espera concluir el año venidero” (En AGNA Sala IX 7-10-7. Cuentas de 1797).

A fines de 1790 el Cabildo indígena había pedido “reedificar una fuente y estanque grande que sirve de surtir de agua al Pueblo y de baño a sus naturales, porque no hay cerca río ni arroyo en que puedan bañarse y sin este auxilio padecen muchas incomodidades y enfermedades por estar acostumbrados desde chicos al baño y tenían que ir muy lejos a buscar este auxilio; esta obra la concluyó [Francisco Pelayo, Maestro de Albañilería] estando yo en esta capital y es la delicia de este Pueblo y el alivio de sus naturales” (Teniente de Gobernador Gonzalo de Doblas al Virrey Nicolás Arredondo. Apóstoles, 22 de abril de 1792. En AGNA Sala IX 18-1-4). Seguramente la calle de acceso debió ser de cierta belleza ya que estaba demarcada por árboles de naranjos.

En 1801 se debió realizar otra intervención para el buen funcionamiento de la cisterna (“Se ha compuesto la fuente y los dos estanques que sirven de baño para los naturales”. En AGNA Sala IX 7-10-7. Apóstoles, 26 de enero de 1801. Cuentas que rinde su Administrador Don Bartolomé Coronil).

Gonzalo de Doblas, un personaje interesante de la época, fue verdaderamente el responsable de la recuperación de la cisterna. Nació en Iznajar, Andalucía, en 1744. Vino en 1767 en el mismo barco que viajó Bucarelli y Ursúa, Gobernador de Buenos Aires al momento de la expulsión de la Compañía de Jesús de los territorios españoles. En 1781 fue nombrado Teniente de Gobernador del Departamento de Concepción. Escribió una polémica Memoria Histórica en 1785. Participó en la defensa de Buenos Aires en 1807. Presentó un plan que no fue aceptado. Llegó al grado de Teniente Coronel. Falleció en 1809.

Fuentes

AGNA Archivo General de la Nación Argentina

Bibliografía

Rendiche, Jorge (2004). Sintesis histórica de Apóstoles. Apóstoles, Edición del autor.

Snihur, Esteban (1997). De Ucrania a Misiones. Una experiencia de transformación y crecimiento. Apóstoles, Colectividad Ucrania de Misiones.

Por Norberto Levinton, especial para MTH