Una efeméride casi desconocida: 200 años del Pacto de Ábalos

Andresito

Luego de la captura del Comandante General de Misiones Andrés Guacurarí y Artigas, en junio de 1819, la provincia federal de Misiones perduró un tiempo más, pero ya en el marco del repliegue y la derrota definitiva del proyecto artiguista. Este 24 de abril se cumplieron 200 años de un acontecimiento importante de aquella época: el Pacto de Ábalos.

Para entonces, Francisco Sití era el Comandante General de Misiones, en reemplazo de Pantaleón Sotelo, que había muerto en la batalla de Tacuarembó, en enero de 1820. Esa batalla obligó al repliegue sobre la mesopotamia de los restos del ejército artiguista. El Protector de los Pueblos Libres, José Artigas, venía en retirada, pero esperaba contar con el apoyo de las provincias del litoral y de sus gobernadores, en especial Estanislao López, de Santa Fe, y Francisco Ramírez, de Entre Ríos.

Estos dos caudillos, en simultáneo, derrotaron a las tropas de Buenos Aires en la batalla de Cepeda, el 1° de febrero de 1820. Esa victoria federal clausuró el primer ciclo unitario en Buenos Aires, al disolver la autoridad del Directorio. Unas semanas después, López, Ramírez y Buenos Aires firmaron el Tratado del Pilar, sin siquiera mencionar a la Liga de los Pueblos Libres o al Protector. Esto fue interpretado como una traición por parte de Artigas, quien desde su campamento de Ábalos, en cercanías de la actual ciudad correntina de Curuzú-Cuatiá, reprendió a Ramírez por la firma del tratado.

Por entonces, las únicas tropas que le quedaban a Artigas eran un remanente de orientales, más los ejércitos de Corrientes y los restos del misionero, al mando de Sití. A todos ellos convocó en Ábalos, el 24 de abril, día en el que se celebró un congreso entre al que asistieron el gobernador correntino Juan Bautista Méndez junto al Alcalde de 2° Voto Domingo Rodríguez Méndez, el comandante de Misiones Sití junto a Miguel Ariyú por el Cabildo y Gregorio Aguiar y el propio Artigas por el pueblo oriental.

Los seis firmaron el Pacto de Ábalos, en cuyos seis artículos se ratifica el liderazgo indiscutido de Artigas y se reafirman los principios federales del artiguismo rioplatenses al que adhería Misiones desde los albores mismos de la revolución. Por el Art. 1°, los firmantes se comprometen “a sostener una guerra ofensiva y defensiva por la Libertad e Independencia de estas Provincias”. Los artículos 2° a 4° refieren al liderazgo de Artigas.

El Art. 5° es una de las mayores síntesis del pensamiento constitucional federal argentino, ya que reafirma que “Las Provincias de la Liga no pueden ser perjudicadas ni en la libre elección de sus Gobiernos, ni en su administración económica según los principios de la federación”. Por último, en el 6° se remarca que cualquier otra provincia podrá formar parte de la unión y fomentar la reunión de un Congreso General.

El Pacto de Ábalos fue la última acción jurídica del artiguismo en el poder y, al mismo tiempo, es uno de los primeros “pactos preexistentes” de los que habla el Preámbulo de la Constitución Nacional. A partir de allí todo fue derrota, repliegue y desolación hasta el exilio del Protector, en el mes de septiembre de 1820. Su última noche en el suelo de la Liga de los Pueblos Libres, Artigas lo pasará en el cerro Santa Ana, junto a los restos del otrora ejército misionero que había puesto a los guaraníes al mando de Misiones.

Por Mgtr. Pablo Camogli